Actualmente, la propagación del COVID 19 ha generado un alto impacto en las pequeñas, medianas y grandes empresas a nivel mundial.

Una gran incertidumbre se despierta en los empresarios e inversionistas que buscan la manera de mantener la estabilidad de sus negocios en medio de la desaceleración de las ventas y en algunos casos, la falta de control operativo que permita generar una reducción de los costos.

Muchas empresas no contaban con una adecuada gestión de riesgos con planes de acción para mitigar una crisis como esta, lo que lamentablemente los ha llevado al cierre total de sus operaciones.

Existen muchos puntos de fallo que pueden llevar a una organización a generar pérdidas exorbitantes en sus flujos financieros, afectar sus procesos críticos e inclusive llevar a la quiebra.

Ante esta situación nos encontramos ante un gran desafío empresarial, del cual surge una gran pregunta: ¿Cómo mantengo a flote mi empresa en medio de la pandemia?

Si bien es cierto el panorama se ha tornado complicado, existen posibilidades de reinventarse y aplicar estrategias que permitan una adecuada administración del negocio.

Es importante tener en cuenta algunos aspectos:

  • Comunicación con las partes involucradas en el proceso: colaboradores, clientes, proveedores, reguladores.
  • Herramientas tecnológicas adecuadas, que permitan enfrentar las necesidades actuales desde la nueva normalidad.
  • Correcta toma de decisiones, tomando como base puntos claves como las políticas internas, lineamientos y regulaciones.
  • Sinergia y coordinación en las distintas áreas de la organización, iniciando por la junta directiva y equipo gerencial, para una adecuada gestión y claridad en la toma de decisiones.
  • Plan de capacitación y motivación a los colaboradores

Ahora es el momento de despertar a la necesidad de crear una adecuada estrategia de Gobierno, Riesgo y Cumplimiento (GRC), que contribuya a la continuidad del negocio mediante la correcta toma de decisiones, establecer planes de acción que permitan estabilizar las finanzas de la empresa y mejorar el impacto de los procesos en sus rendimientos. Adicionalmente es importante realizar un análisis de las herramientas tecnológicas e invertir de una manera optima según los requerimientos y necesidades.

Permítanos apoyarle para crear esta estrategia y que sea una realidad en su organización.